Otoño n° 18

Destapar
esos oídos voluntariamente sordos
con un sólo grito.

Suspiro nostálgicamente
porque me pica la utopía
de girar tu mente y que,
como el caleidoscopio,
cambien radicalmente los colores,
que florezcan formas que estuvieron censuradas,
que se alboroten por la nueva sensación…
¡Ah! ¿cómo la llaman?
Curiosidad, creo.
Que a tu mirada nada le dé igual,
que vea más que los cordones de tus zapatos.
Que puedas donarles más segundos de ese asfixiado reloj,
a todo lo que te perdiste
y a todo lo que te podés perder.

Se enfría el café,
se fuma la última pitada,
ya es otoño,
otoño número dieciocho…
y aún, sigo esperando
esa caricia guardada
en bolsillo de pantalón viejo,
¿cuándo la vas a estrenar?

Melina Mendoza
fotos 098

Anuncios

Comentá!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s